Archivo de la categoría ‘Bricolaje’

Instalando una antena toroidal T-90 …una más para la colección.


26 sep

La Toroidal T-90 es una antena multifoco equipada con dos reflectores, es decir, que permite recibir varios satélites sin necesidad de instalar varias antenas o de poner un motor. Si en una antena parabólica común disponemos de un único punto focal, en esta tenemos toda una línea focal donde se reciben diferentes posiciones orbitales. La antena está diseñada para banda Ku.

En una parabólica motorizada, el tiempo invertido en cambiar de un canal a otro puede ser de unas decenas de segundos si se emiten por satélites alejados. Por la contra, con la antena toroidal podemos hacer zapping en una fracción de segundo, sin importar el satélite por el que sintonizamos los canales deseados. La selección entre uno y otro satélite se hace, de manera instantánea, mediante conmutadores Diseqc.

No todo van a ser ventajas. El reflector principal de la antena toroidal T-90 tiene unas dimensiones de 108,6 x 96,7 cm pero su rendimiento, en el centro del arco, es similar al de una antena de 90 cm. Su ganancia no es constante para todas las posiciones orbitales, varía de unos 39,7 dB en el punto central a escasos 39 dB para posiciones orbitales separadas 20º del centro. Además, por cada posición orbital apuntada necesitaremos el correspondiente LNB, lo que encarece el sistema proporcionalmente al número de satélites que se prentenden recibir. Sin olvidar el coste de los conmutadores Diseqc.
(más…)

Instalación de una parabólica de 2,40 metros para Banda C.


11 sep

Verano de 2008. Era el momento de dar un paso adelante en mi afición a las comunicaciones vía satélite, de conseguir una de esas antenas que desde pequeño me llamaban la atención cuando las veía en las películas americanas. Una de esas BUD (Big Ugly Dish) que se popularizaron en los Estados Unidos durante los años 70′s y 80′s para recibir banda C.
Yo quería uno de esos antenones americanos y, no podía ser de otro modo, en EEUU me la compré. En una tienda de Miami (www.prosat.com) tenían un modelo petalizado bastante asequible que, transporte incluído, me vendieron por unos 300€.
Tras poco más de una semana de espera comenzó lo más divertido del proyecto: buscar la ubicación adecuada, para que ningún obstáculo me limitara la recepción, y preparar el terreno para levantar el mástil y una caseta de madera que se convertiría en mi pequeño laboratorio.
Después de hacer mediciones con un equipo de lo más rudimentario (antena Offset de 80 cm, receptor y televisor) encontré el sitio ideal, el que, en teoría, me permitiría recibir desde el Amazonas (61º W) hasta el Intelsat 7-10 (68,5ºE), más hacia el este imposible (con una elevación de menos de 4º el límite lo ponen las montañas).
La antena está en un lugar alto, llano y bastante azotado por el viento. Por eso, a la hora de fabricar el soporte no escatimé en hierro y hormigón. (más…)

Manuel

El blog de Manuel Guerra